Bosques templados : Qué son y su importancia

Escrito por Lizbeth Vega Chávez Y Víctor D. Ávila Akerberg

Los bosques templados son sitios donde predominan árboles como pinos, encinos, oyameles y otras especies. Se encuentran en zonas montañosas con clima templado a frío (15 ºC promedio) con precipitaciones entre 600 y 1,300 mm. Estos bosques contienen una gran cantidad de especies de plantas, animales, hongos, microorganismos y actualmente cubren el 16 % del territorio mexicano.  Si queremos visitar este tipo de bosques podemos ir al norte y sur de Baja California, a las Sierras Madre Occidental y Oriental, en el Eje Volcánico Transmexicano, la Sierra Norte de Oaxaca o al sur de Chiapas (ver mapa).

Seguramente todos hemos escuchado hablar de los bosques y muy probablemente en algún momento los hemos visitado, pero ¿por qué son importantes?

Todos los bosques nos proveen de bienes que nos permiten sobrevivir y gozar de comodidades en nuestra vida diaria y su existencia promueve las condiciones adecuadas para que existan seres vivos en la Tierra, porque participan en el ciclo del agua al captarla, filtrarla y retenerla y así ayudan a evitar inundaciones y nos proporcionan agua limpia, esto mantiene el suelo en buenas condiciones para que crezcan plantas, hongos y vivan muchos animales. También intervienen en los ciclos de nutrientes, proveen de alimentos, son parte importante de la cultura humana, de actividades económicas y además son aprovechados en el ámbito recreativo. Estos beneficios se han denominado “servicios ecosistémicos” y se han clasificado en diferentes tipos: servicios de soporte, de regulación, de provisión y culturales.

 

Servicios de Soporte

Éstos son los servicios de mayor importancia, ya que aseguran el funcionamiento de los ecosistemas. Además son indispensables para que existan todos los demás servicios, por ejemplo la formación de suelo, el ciclo del agua, los ciclos de nutrientes o la fotosíntesis.

Los bosques y los árboles forman parte integrante del ciclo del agua, regulan el caudal hídrico, contribuyen a recargar las aguas subterráneas y, a través de la evapotranspiración, favorecen la formación de nubes y las precipitaciones. Según la Evaluación de Ecosistemas del Milenio de 2005, más del 75 % del agua dulce accesible del mundo procede de cuencas hidrográficas boscosas y más de la mitad de la población de la Tierra depende de éstas para obtener el agua que utiliza en el hogar, en la agricultura, procesos industriales y ambientales. Por lo tanto, los servicios ecosistémicos relacionados con el agua que proporcionan los bosques y árboles son fundamentales para sustentar la vida en la Tierra.

 

Servicios de Provisión

Son los productos que se obtienen de los ecosistemas, como agua, alimentos, madera, leña, medicinas naturales. Los ecosistemas boscosos tienen especial importancia en países en vías de desarrollo, como México, ya que gran parte de su población obtiene recursos provenientes del bosque para su propio consumo además de obtener ingresos económicos adicionales al aprovechar los recursos que ofrece el bosque. Los bosques y los árboles constituyen fuentes vitales de ingresos, medios de subsistencia y bienestar para las poblaciones rurales, en particular los pueblos indígenas y pequeños agricultores ya que  proporcionan muchos alimentos tanto de origen vegetal como animal porque son sitios de gran diversidad. A su vez nos proveen de plantas que utilizamos para cocinar como orégano o laurel, plantas medicinales y leña, que se utiliza como combustible para satisfacer la cocina o para calefacción. Y en algunos sitios, la existencia de bosques permite la protección de cuencas hidrográficas que hacen posible la producción de energía hidroeléctrica.

 

Servicios Culturales

Se trata de los beneficios que brinda la naturaleza para realizar actividades humanas de importancia cultural, por ejemplo actividades recreativas, investigación científica, inspiración cultural y espiritual en espacios naturales con los que se identifican las personas. Las oportunidades recreativas basadas en la naturaleza son importantes para el mantenimiento de la salud mental y física, por ejemplo, caminar y practicar senderismo o algún otro tipo de ecoturismo. Además, la naturaleza y la vida silvestre tienen un papel indispensable en las culturas ancestrales, rituales y prácticas religiosas.

 

Servicios de Regulación

Estos servicios se combinan con los otros tres para controlar los riesgos de inundaciones, brindar protección contra huracanes, regular la disponibilidad y filtración de agua, controlar la erosión,  mantener la calidad del aire, promover la polinización, controlar el clima y la temperatura, control de plagas y enfermedades, descomposición de desechos, almacén y captura de carbono. Los bosques actúan como purificadores naturales al filtrar el agua y reducir la erosión del suelo. Son indispensables también para combatir el cambio climático al controlar la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, dado que absorben aproximadamente 2,000 millones de toneladas de dióxido de carbono por año, mediante el proceso de fotosíntesis, donde los árboles absorben dióxido de carbono y luz del sol, y lo transforman a través de reacciones químicas para generar moléculas de agua y azúcares que utilizan para crecer, producir ramas, hojas, raíces y el oxígeno que respiramos. Al generar este oxígeno mejoran la calidad del aire y regulan la temperatura.

Ahora sabemos que los bosques son muy importantes en muchos aspectos de nuestra vida  y su manejo sostenible resulta esencial no sólo para conservarlos, sino también para sostener el funcionamiento de los ecosistemas, la provisión continua y saludable de servicios ecosistémicos y el bienestar de todos los seres vivos del planeta. Sin embargo, existen diferentes actividades y procesos que pueden modificar o disminuir la calidad de los servicios ecosistémicos, y estas pueden ser ocasionadas por los humanos, como la tala ilegal de árboles, extracción de especies de su hábitat natural, cambio climático, aumento en el consumo de recursos o resultado de procesos que escapan de nuestro control, como desastres naturales (huracanes, incendios, inundaciones). Sin embargo, no está todo perdido, ya que algunos expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) han realizado estudios que indican que existen acciones que podemos realizar para contribuir al cuidado y conservación de los bosques y así asegurar nuestra calidad de vida y la de todos los seres vivos que nos rodean por los siguientes años. Entre las más eficaces se encuentran la reforestación, la reducción de la deforestación, el cumplimiento de las normas para aprovechar los recursos forestales de forma que podamos seguir gozando de los mismos a largo plazo.

Ya que sabes para qué son y para que sirven los bosques templados, puedes implementar acciones que ayuden a su cuidado, por ejemplo, si visitas o vives en el bosque recuerda no ensuciar ni contaminar los arroyos, ríos o estanques. Y si vives en la ciudad también puedes contribuir, aprovecha al máximo los productos derivados de madera o provenientes del bosque utilizando sólo lo imprescindible, imprime sólo para lo necesario y de ser posible recicla los productos de papel y cartón, si tienes oportunidad acude a una campaña de reforestación como voluntario, no desperdicies el agua y cuida de las plantas y animales.

 

Lizbeth Vega Chávez,  estudiante del Programa de Posgrado en Ciencias Agropecuarias y Recursos Naturales, Universidad Autónoma del Estado de México.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Víctor D. Ávila Akerberg, Profesor Investigador de Tiempo Completo en el Instituto de Ciencias Agropecuarias y Rurales, de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2sdefault