Las briofitas, un mundo en miniatura

Escrito por Deneb García-Avila y Karla Yunuen Magaña-Marcial

Las briofitas son pequeñas plantas terrestres que generalmente forman extensas carpetas de varios centímetros de profundidad, que al observarlas con detalle, pareciera que forman un bosque en miniatura. Las briofitas se catalogan en tres grandes grupos conocidos como: musgos, hepáticas y antocerotes. Se calcula que existen más de 18,000 especies de briofitas descritas a nivel mundial, de las cuales 12,800 son musgos, 5,000 son hepáticas y 250 son antocerotes. En nuestro país se han catalogado 1000 especies de musgos (352 se ubican en Michoacán); más de 500 hepáticas (100 se encuentran en Michoacán) y nueve antocerotes (el número localizado en el estado aun es impreciso, pero oscila entre 4 y 6). 

¿En dónde se encuentran?

Sus lugares preferidos son los sitios más húmedos del planeta, a excepción de los mares. A las briofitas las puedes encontrar cerca de arroyos y en la orilla de ríos, en bosques templados, bosques de niebla, selvas húmedas y aunque son más afines a la humedad algunas viven en sitios áridos o semiáridos. Pueden crecer en diferentes sustratos como: rocas, en el suelo, ramas y troncos de diversos árboles así como en materia orgánica en descomposición. Las briofitas son plantas muy resistentes, a algunas especies les gusta vivir en ambientes extremos o muy fríos (bajo la nieve) o bien en sitios con temperaturas elevadas (hasta 80°C, como en las manifestaciones termales de Los Azufres, Michoacán, México). 

Son las Primeras plantas terrestres

Hace más de 400 millones de años fueron las primeras plantas en conquistar el ambiente terrestre por lo que debieron adquirir diferentes adaptaciones fisiológicas para sobrevivir fuera del agua. Las relaciones filogenéticas de estos grupos indican que sus parientes más cercanos son las algas verdes dulceacuícolas.

Ser no vascular y sobrevivir a las fluctuaciones de humedad

Las briofitas también reciben el nombre de plantas no-vasculares dado que no desarrollaron un sistema interno para la conducción de agua y alimento. Sin embargo, a pesar de esta carencia, son exitosas. Probablemente te preguntarás ¿Cómo le hacen para sobrevivir? ¿Cómo transportan el agua?

Muy sencillo, las briofitas parecen esponjas, ellas pueden absorber hasta un 200% de su peso seco en agua. No tienen raíces, así que su gametofito es el encargado de capturar la humedad contenida en la neblina, el rocío así como el agua de la lluvia. El agua capturada por su cuerpo la circulan hacia el interior aprovechando las conexiones que hay entre sus células.

Adicionalmente, las briofitas desarrollaron una estrategia para tolerar, sin morirse, periodos prolongados de escases de agua. Durante este tiempo todas sus funciones vitales se mantienen activas pero a un nivel muy bajo, es como si estuvieran dormidas. En esta condición de latencia pueden mantenerse, sin morir, por horas, días, semanas, meses e incluso años. Y una vez que el agua vuelve a estar disponible reactivan poco a poco todas sus funciones. Tales estrategias les han permitido ser exitosas y continuar viviendo en un mundo de gigantes.

Aportaciones de las briofitas a los ecosistemas

Las briofitas no solo embellecen el entorno, este bosque en miniatura proporciona diversos servicios ambientales, por ejemplo:

1.- ¡También nos dan oxígeno!- Las briofitas son plantas y como tales liberan oxígeno a la atmósfera producto del proceso de fotosíntesis.

2.- Incorporan nutrientes al suelo y contribuyen con el ciclo hidrológico al ser excelentes captadores de agua.

3.- Ayudan a reducir los niveles de contaminación debido a su capacidad tóxico-tolerante. Claro, todo tiene un límite, hay especies que después de ciertos niveles de acumular contaminantes no pueden más y comienzan a sentir los estragos en sus tejidos. Si, también las briofitas pueden enfermar, pero resisten bastante.

4.- Son importantes para otros organismos. Por ejemplo, son el sitio ideal para la germinación de algunas semillas de plantas vasculares, gracias al microclima que generan las colonias de musgos.

5.- Brindan protección, alimento y agua a diversos organismos. Numerosos artrópodos como las arañas, ácaros, milpiés, escarabajos entre otros viven entre las colonias de briofitas. Otros invertebrados como anélidos y caracoles se acercan a beber agua. Los vertebrados como las salamandras, ranas y tortugas también utilizan a las briofitas como resguardo de los huevecillos de su progenie y como fuente de agua, humedad y frescura. Adicionalmente, proporcionan material de construcción para los nidos de algunas aves.

6.- Las briofitas albergan vida a un nivel microscópico. Se han registrado tardígrados (ositos de agua), rotíferos, nemátodos entre otros animales viviendo en estas plantas.

7.- Son fuente de alimento para algunos mamíferos en las zonas árticas. Se ha documentado, por ejemplo, que los alces se alimentan de las cápsulas de los musgos.

Después de leer esto recuerda: una briofita es mucho más que solo un adorno para los nacimientos navideños. Una briofita es una planta que lleva mucho tiempo sobre la tierra, ha sobrevivido a nuestra presencia y además ayuda a nuestro entorno. Pocas veces notamos la diminuta diversidad vegetal que se encuentra dentro de los grandes bosques e ignoramos los beneficios que proporcionan al ambiente. La vida en miniatura también es interesante y digna de ser admirada, y será más bella e impresionante si la próxima vez que vayas al bosque llevas contigo una buena lupa. 

Saber Más

*Glime, Janice M., “Chapter 1 - The Fauna: A Place to Call Home” (2017). Bryophyte Ecology Volume 2: Bryological Interaction. 1. http://digitalcommons.mtu.edu/bryophyte-ecology2/1

 

La Dra. Deneb García-Avila, es profesora-investigadora de la Facultad de Biología. 

Biol. Karla Yunuen Magaña-Marcial, es estudiante del Programa Institucional de Maestría en Ciencias Biológicas, ambas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

0
0
0
s2sdefault