¿POR QUÉ LA MAYORÍA DE LAS PLANTAS SON VERDES?

Escrito por Rafael Fernández Nava

No es por casualidad, sino el resultado de una larga historia evolutiva condicionada por el ambiente.

En el planeta Tierra, las plantas son variadas en formas, tamaños y colores, aunque, salta a la vista, que la mayor parte de las especies de las plantas con semilla, así como helechos, algas y musgos son verdes, color que para los seres humanos es tranquilizante, alivia la vista y calma emociones. El reino vegetal es predominantemente verde y no es por casualidad, sino el resultado de una larga historia evolutiva condicionada por el ambiente. ¿Podría haber sido de otra forma? ¿Por qué son mayoritariamente verdes y no, por ejemplo, azules o rojas?

Este color se debe a unos pigmentos llamados clorofila, que son los principales responsables de la fotosíntesis, proceso que transforma la energía luminosa en energía química para aprovechar el agua (H2O) que captan las plantas por sus raíces y el dióxido de carbono (CO2) que entra por unos poros que poseen las hojas llamados estomas y transformarlos en un alimento llamado glucosa (C6H12O6), que a su vez formará otros tipos de sustancias más complejas y las reservas alimenticias para que el vegetal conserve su vida. La clorofila está presente en raíces, tallos, hojas y frutos, y no desaparece, si bien en ocasiones, por ejemplo en otoño, es solapada por otros pigmentos, lo que provoca que los parajes naturales que nos rodean adquieran tonos más amarillentos y rojizos. Queda claro que la clorofila tiñe a las plantas de verde, aunque no es ésa su principal misión. En realidad, esta sustancia permite a las anteriores respirar y alimentarse, no en vano se encarga de absorber la luz necesaria para la realización de la fotosíntesis. Cabe destacar que la clorofila está especialmente indicada para el consumo humano, entre otras bondades, se le atribuye las siguientes: desintoxicar y oxigenar nuestras células, ser fuente de vitaminas y minerales, reducir el colesterol y ayudar a fortalecer los sistemas circulatorio e intestinal.

Las plantas de tierra firme descienden de organismos originados y evolucionados bajo el agua. Encontramos organismos fotosintéticos acuáticos de muchos colores si contamos las bacterias y las algas: en el mar hay una gran gama de verdes, marrones, rojos y amarillos... Pero, ¿por qué el verde predomina fuera del agua?

Algunos organismos acuáticos conquistaron tierra firme. Quizás muchos lo intentaron pero hubo un vencedor, las algas verdes. Todas las plantas terrestres proceden de este grupo. Si hubieran sido las algas rojas o las moradas, el amazonas, los árboles de la ciudad y el césped serían rojos o morados. Seguramente si hubieran sido algas rojas las que hubieran conquistado la tierra, el verde sería el color que nos resultaría raro. Por otro lado la idea más aceptada es que los organismos fotosintéticos han optimizado sus sistemas de captación de luz visible de los fotones, en consonancia con lo que tenían disponible. La luz solar no siempre ha sido tan intensa, por tanto, la cantidad de fotones que ha llegado al planeta ha sido diferente (de hecho, la luminosidad solar aumentó bastante al principio de su historia). Además, la filtración de la luz que realiza la atmósfera ha ido cambiando también junto con la composición química de esta, teniendo un papel relevante el oxígeno y el ozono, dos componentes ausentes en la atmósfera primitiva. Finalmente, también hay que considerar el efecto de filtración del agua sobre la calidad y cantidad de luz que llega a diferentes profundidades bajo la superficie.

La luz solar es muy rica en fotones de luz roja y menos en los fotones más energéticos, los azules. Los fotones de energía intermedia (los verdes), no son ni muy energéticos, ni abundantes. Las clorofilas (moléculas responsables del color de las plantas y, lo que es más importante, las verdaderas «inventoras» de la fotosíntesis) están «enfocadas» en capturar esa parte del espectro solar más abundante (la roja) y la más energética (la azul): por eso nosotros vemos las clorofilas de color verde. Son verdaderas antenas con una orientación óptima para capturar los tipos característicos de luz que nos llega del sol.

Otros organismos fotosintéticos acuáticos cuentan con un repertorio de pigmentos diferente, de otros colores, que les permiten capturar mejor aquellas regiones del espectro solar que penetra a través del agua. Pero no es nada sorprendente que los organismos fotosintéticos que emergieron del mar y conquistaron la tierra firme fueran aquellos mejor adaptados para captar la luz solar que llega a la superficie terrestre. Es decir, los organismos verdes. Pero, ¿qué hubiese pasado si en vez del sol, nuestro planeta orbitase alrededor de una estrella con características luminosas diferentes? Con una gran fantasía orientada científicamente, nos transportaríamos a otros mundos habitados por plantas azules, o incluso negras, dependiendo de si estos planetas están cerca de una estrella de tipo F (que emite muchos fotones azules y las plantas se tendrían que proteger con pigmentos de este color) o de una tipo M con una luz muy tenue que favorecería a plantas adaptadas para captar todo tipo de fotones; es decir, plantas con un color negro puro, que en el mundo vegetal actual no existe.

Dr. Rafael Fernández Nava, Departamento de Botánica, Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional

{jcomments on}

0
0
0
s2smodern