Cuentos que se quedan solo en cuentos: La verdadera historia de los murciélagos

Escrito por Isis Johana Montoya Valdivias

Drácula, es una de las más famosas novelas literarias del mundo, que narra la historia acerca de un misterioso conde de piel extremadamente pálida, afilados colmillos y aspecto decadente. Este conde causaba terror por los fuertes rumores entre los aldeanos, de que él podría ser un vampiro, con la capacidad de convertirse en murciélago y alimentarse de la sangre de humanos.

A partir de estos relatos, la humanidad desencadeno un sinfín de historias fantásticas acerca de las relaciones entre los vampiros y los murciélagos. Haciendo volar la imaginación y mostrando a los murciélagos como entes malignos cuyo único objetivo en el mundo es causar daño a la humanidad. Las historias fueron creando una serie de mitos relacionados con los murciélagos, los cuales causan apatía y repulsión hacia este fascinante grupo de voladores nocturnos. Estas múltiples historias ponen en riesgo la existencia y el gran valor que tienen los murciélagos en la naturaleza.

Es por ello que en este artículo te enlistaré los mitos más populares y negativos acerca de los murciélagos, mostrándote la realidad acerca de este simpático y maravilloso grupo de organismos:

 

  1. Son ratones que les aparecieron alas

Las historias que dieron lugar a este mito son muchas. Entre ellas se encuentra la fábula de Esopo “El murciélago y La Comadreja”. La cual cuenta la historia de un murciélago que cayó a la tierra, el cual fue atrapado por una comadreja. En una parte de la historia el murciélago estaba implorando por su vida y la comadreja le dijo que ella era enemiga de las aves, a lo que el murciélago contesto que él no era un ave, sino un ratón, liberándose así de la comadreja y de la muerte.

Realmente a diferencia de los roedores, los murciélagos tienen de una a dos crías por año y aunque los dos son mamíferos, estos pertenecen a grupos diferentes que evolucionaron por separado hace aproximadamente unos 55 millones de años.

 

  1. Todos comen sangre

Los inicios de estas historias comienzan en África con las creencias de los médicos brujos en el siglo XVII y que posteriormente llegarían a las ciudades europeas. Esas creencias dieron origen a un sinfín de novelas sobre vampiros que chupaban la sangre de sus víctimas llevándolos hasta la muerte, como en la novela de Drácula. Desde entonces hasta la actualidad, los murciélagos son relacionados con los vampiros, haciendo creer que solo se alimentan de sangre exclusivamente.

Y es que en realidad de las 1,300 especies de murciélagos que existen aproximadamente en todo el mundo, solo tres de ellas se alimentan de sangre de animales. Debido a que estas especies se alimentan de sangre, se les dio el nombre común de especies vampiro. Pero esto no quiere decir que sean vampiros como los de esas historias, simplemente por popularidad se adquirió el término. Otras especies se alimentan de frutas, insectos, néctar, polen, peces y algunos mamíferos pequeños.

Todas las especies cumplen una importante tarea en la naturaleza por ejemplo, aquellos que comen fruta ayudan a esparcir las semillas de los diferentes frutos, ayudando así a la reproducción de más plantas. Los que se alimentan de néctar y polen son importantes en la economía, polinizan plantas de importancia económica como el maguey pulquero, el agave mezcalero, el tequilero y numerosas especies de cactus. Los que se alimentan de insectos ayudan a mantener controladas las poblaciones de estos. De hecho, se dice que en una colonia de murciélagos insectívoros de aproximadamente 20 millones de individuos, puede eliminar en una sola noche 200 toneladas de insectos, los cuales en muchas ocasiones pueden ser plaga para los cultivos, por lo que los murciélagos representan una gran ayuda para la agricultura.

 

  1. Todos tienen rabia

Aunque son portadores potenciales de rabia, no todas las especies de murciélagos son portadores de esta enfermedad. Con respecto a la transmisión de la rabia, podemos dividir a los murciélagos en aquellos que se alientan de sangre (hematófagos) y aquellos que no lo hacen (Insectívoros, frugívoros, necatarívoros, etc.). Los hematófagos son los principales transmisores de la rabia, y debido a que conviven en las cuevas con otras especies puede existir la probabilidad de que el virus se conserve en ellas. Aun así, es más probable de que un perro o un gato puedan contagiarte la rabia.

 

  1. Son aves

En México, en las regiones de Oaxaca, existe una leyenda llamada “La leyenda del Murciélago”, que cuenta que el murciélago una vez fue el “ave más bella de la creación”. El murciélago un día subió al cielo y le pidió al creador plumas nuevas. El creador no tenía plumas y le recomendó que bajara a la tierra y les pidiera plumas a las demás aves. El murciélago así lo hizo, pero solamente pidió plumas a las aves más vistosas y coloridas. Consiente de su belleza, volaba por todas partes mostrándoles a las demás aves su hermoso plumaje. Era tanta su soberbia y orgullo que poco a poco se fue convirtiendo en un ser ofensivo y cuando el creador se dio cuenta, lo llamó y lo despojó de su hermoso plumaje. Después de esto, el creador dejó desnudo al murciélago, retirándose después este a vivir en cuevas y olvidando su sentido de la vista para no tener que recordar los hermosos colores que una vez tuvo.

Lo cierto es que los murciélagos no son aves. La diferencia más notoria entre estos dos grupos es que el cuerpo de las aves está cubierto de plumas, mientras que el de los murciélagos se encuentra envuelto de pelos. Las alas de los murciélagos están hechas de una capa de piel llamada patagio, la cual cubre los brazos y los dedos de los murciélagos. Esta cualidad los convierte en los únicos mamíferos que verdaderamente pueden vuelan.

 

  1. Si salen al sol se convierten en cenizas

Las historias relacionadas a este mito, se basan en las novelas que involucran vampiros. Estos personajes no pueden ser expuestos a la luz del sol, ya que si lo hacen se convierten en cenizas y mueren.

Ya hablamos en el mito número dos que hay murciélagos a los que se les da el nombre común de “Vampiro”, pero esto no quiere decir que sean como los vampiros de esas historias fantásticas. Verdaderamente los rayos solares tienden a deshidratar rápidamente a los murciélagos. Lógicamente si tienen una prolongada exposición al sol, la deshidratación puede ser muy fuerte que podría provocar la muerte del murciélago, es por ellos que son nocturnos y viven en lugares oscuros y húmedos.

 

  1. Son animales de mala suerte

“Ojos de lagartija, anca de rana, pelo de rata y alas de murciélago. No permitas que se me acabe el encanto”

Estas creencias iniciaron con los indígenas. Los indígenas consideraban a los murciélagos como dioses diabólicos y eran relacionados con rituales que involucraban a la muerte. Algunos “santeros” de Cuba, usan su sangre, huesos y otras partes del cuerpo de los murciélagos, para realizar rituales satánicos.  En algunas historias, las brujas usaban a los murciélagos como amuletos emblemáticos. Diversas culturas  asocian a los murciélagos con aspectos diabólicos y de brujería.

Evidentemente la imaginación de la humanidad es muy poderosa, puede llegar a creer historias fantásticas que son creadas solo para sugestionar a las personas y difundir miedo. Recuerda que tu destino y la buena o mala suerte no son creadas por un pequeño animalito que solo busca sobrevivir en este mundo, son creadas por las acciones y decisiones que tú has tomado.

 

  1. Los murciélagos son ciegos y se enredan en el cabello de las personas

En Francia existe el mito de que, si un murciélago se enreda en el cabello de una mujer, significa que tendrá una mala relación amorosa. En Irlanda significa la condena eterna y en Estados Unidos que te causará dolor de cabeza eterno. No cabe duda que aquellas historias que nos contaban los abuelos las fuimos transformando poco a poco hasta convertirlas en verdaderas.

En primer lugar, los murciélagos no son ciegos y usan su vista a la perfección. En segundo lugar, son poseedores de un fascinante y especializado sistema de detección de objetos y navegación conocido como “Ecolocalización”, el cual es utilizado como un radar, el cual los ayuda a orientarse, comunicarse mediante vocalizaciones y detectar su alimento. Esta “Ecolocalización” es la capacidad de los murciélagos de emiten sonidos cortos que tienen un rebote, por lo que son capaces de detectar las señales que entran y las que salen, esta peculiaridad los transforma en expertos navegantes de la noche.

 

Cuentos sobre los murciélagos que eso son:

Como bien dije al inicio, estas múltiples historias han creado una fuerte repulsión de parte de la sociedad hacia los murciélagos, poniendo en peligro la existencia de esos maravillosos mamíferos voladores. Debido a esto en el laboratorio de Vida Silvestre de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se han puesto manos a la obra, realizando diversos estudios con murciélagos. Uno de esos estudios está enfocado en el monitoreo y grabación de las vocalizaciones de los murciélagos, con la finalidad de conocer más la forma en que se comunican y las limitaciones que su comunicación puede tener, para así generar más conocimiento y poder compartirlo con la sociedad, de este modo podrán comprender mejor a estos increíbles amiguitos y así poder valorar lo importantes que son para el ambiente.

En mi opinión, la falta de información de la sociedad hacia los murciélagos es la principal causa de desagrado hacia ellos. El ser humano teme a lo desconocido por naturaleza. Para poder superar el miedo a lo desconocido y a la incertidumbre, debemos enfrentar lo desconocido generando conocimiento y difundiéndolo a la sociedad. Así la sociedad dejará a un lado su temor e incertidumbre y comenzará a crear curiosidad para poder comprender mejor aquello que los rodea y que alguna vez fue desconocido.

 

¿Quieres Saber Más acerca de este maravilloso grupo?

https://www.anipedia.net/murcielagos/

http://www.murcielagopedia.com/ 

 

 

Morton P.A. (1986). Los murciélagos mitos y realidades. Parte 2. Breve historia natural de los murciélagos. Biocenosis, 3(2), 33-37.

Romero-Almaráz L., Aguilar-Setién A. y Sánchez-Hernández C. (2006). Murciélagos benéficos y vampiros: características importancia, rabia, control y conservación. IMSS: AGT Editor S. A. México. Libro impreso: http://www.worldcat.org/title/murcielagos-beneficos-y-vampiros-caracteristicas-importancia-rabia-control-y-conservacion/oclc/651201118?referer=di&ht=edition

Romero-Torres E.J. y Fernández-Crispín A. (2012). Instrumento para el análisis de evaluación de los conocimientos, actitudes y acciones hacia los murciélagos en la Mixteca poblana. Investigación ambiental ciencia y política pública., 4(1):4-18. file:///C:/Users/rsalg/Desktop/139-706-1-PB.pdf

 

La Biol. Isis Johana Montoya Valdivias es estudiante del Programa Institucional de Maestría en Ciencias Biológicas en el área de Ecología y Conservación, Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern