ENTRE VIUDAS Y VIOLINES: ARAÑAS DE IMPORTANCIA MÉDICA EN MÉXICO

Escrito por Javier Ponce Saavedra y Diana Alejandra Gutiérrez Cortés

Existen varias formas en que un animal puede causar daño al humano, desde aquellos que indirectamente le afectan al alimentarse de las plantas cultivadas, alimentos almacenados o afectando a los animales que se crían para su consumo. Este tipo de daño se puede generalizar como “económico” y a los animales que lo provocan se les atribuye importancia económica. 

La importancia médica es un poco más difícil de establecer, ya que un animal puede ocasionarle a una persona daño al transmitirle enfermedades producidas por algún microorganismo, como es el caso de los mosquitos y las fiebres palúdicas, las moscas y cucarachas con las enfermedades gastrointestinales por ejemplo; o dañar de manera directa por medio de sus secreciones tóxicas o la inoculación de algún tipo de veneno. Si bien, en ambos casos hay daño en las personas, existen diferentes grados de afectación y la mayoría de los animales causan daños que no ponen en riesgo la vida de las personas, por lo que los animales de importancia médica pueden restringirse a aquellos que por su efecto directo o indirecto comprometen la vida de sus víctimas. En esta categoría se pueden ubicar algunas arañas cuya mordedura puede ser mortal. 

Arañas, un problema de salud pública

Las arañas con importancia médica en el mundo son muy pocas, si se considera que de acuerdo con el Catálogo Mundial de arañas (2016) hay aproximadamente 46, 000 especies hasta ahora conocidas y sólo las especies de cuatro géneros pueden caer en esta categoría:

  • Las “arañas bananeras” del género Phoneutria (familia Ctenidae) que se distribuye desde Costa Rica hasta Brasil.
  • Las “arañas de túnel” del género Atrax (familia Hexathelidae) que se encuentra en Australia, Nueva Guinea y las islas Salomón (Figuras 1A, B).
  • Loxosceles (“araña violinista”) de la familia Sicariidae (Figuras 1C, D) y
  • Latrodectus (“viuda negra” o “araña capulina” y la “viuda café”) de la familia Theridiidae, que son arañas cosmopolitas, particularmente abundantes en Norteamérica.

El envenenamiento por mordedura de araña se denomina “aracnoidismo”. En América es un problema de salud pública en países como Chile, Estados Unidos y Brasil, siendo las mordeduras por diferentes especies de Loxosceles o “araña violinista” más frecuentes en los dos primeros países y por Phoneutria en Brasil. Latrodectus, en particular la “viuda negra” L. mactans es un problema de salud pública importante en Colombia, Estados Unidos y México, mientras que L. geometricus, la “viuda café” está recibiendo cada vez mayor atención.

Figura 1. Géneros de arañas de importancia médica en el mundo: A. Atrax sp. (Hexathelidae); B. Phoneutria sp. (Ctenidae); C. Loxosceles sp. macho de Apatzingán, Michoacán; D. Loxosceles sp. hembra de Apatzingán, Michoacán; E. Latrodectus mactans hembra de Morelia, Michoacán; F. L. mactans hembra de la Ciudad de Monterrey.

Fuente de las fotografías: A.

http://www.batanga.com/curiosidades/2008/12/15/las-3-aranas-mas-venenosas-de-la-tierra; B.

http://lashistoriasdeiruk.blogspot.mx/2011/05/las-aranas-mas-venenosas-i.html; C. Tomada por Irving J. Marcha Legorreta; D y E. Tomada por Javier Ponce S. F.

http://conabio.inaturalist.org/observations/480775.

¿Cuántas arañas de importancia médica hay en México?

Actualmente se reconocen dos géneros de arañas de importancia médica con distribución en México: Latrodectus (Theridiidae) con dos especies y Loxosceles (Sicariidae) de la que se registran 39 especies para el país. 

  1. mactans – La viuda negra
  2. mactans (Figuras 1E, F) es una de las arañas más ampliamente distribuidas en toda la República Mexicana, debido a su fácil adaptación a los hábitats modificados por el humano, por lo que puede considerarse como una especie antrópica, es decir que se asocia a las construcciones y sitios en los que habitan los humanos. Fue conocida desde épocas prehispánicas en que la llamaban “tzintlatlauhqui” o “chintatlahua”, que en náhuatl significa la del trasero rojo. 

Estas arañas son de color negro brillante y con una mancha de color rojo en forma de reloj de arena en la cara inferior del abdomen; son relativamente grandes (20 a 40 mm con las patas extendidas) y construyen telas irregulares muy densas y de hilos muy pegajosos, brillantes y resistentes en los que se puede encontrar la araña posada, colgando boca abajo en hendiduras, debajo de piedras, en plantas, en grietas o agujeros de las paredes, en los rincones de casas, clósets, en los registros de agua o de luz, en los espacios debajo de los cilindros de gas, estufas u otros espacios, aunque no es raro que se encuentren sobre plantas.

En la naturaleza habitan bajo piedras y troncos caídos, buscando lugares oscuros y frescos. La potencia tóxica del veneno de Latrodectus mactans es superior al de las serpientes de cascabel, por dar una idea de su peligrosidad, y su efecto es más importante a nivel de sistema nervioso, por lo que se ubican en el grupo de los animales neurotóxicos. Al envenenamiento resultante de la mordedura de Latrodectus mactans, se le llama “latrodectismo” el cual es relativamente poco frecuente y en ocasiones resulta difícil identificarlo. En general se puede tardar hasta más de una hora en presentar síntomas, los cuales van desde dolor local hasta contracturas musculares, temblores corporales, delirio, cólicos, taquicardia, arritmias y el llamado abdomen o vientre en madera por el endurecimiento del mismo y el dolor agudo asociado. 

  1. geometricus - La viuda café
  2. geometricus (Figura 2) se conoce también como “viuda café” y en México se conoce de su presencia desde hace varios años, aunque es en la última década en que se reconoce su presencia en áreas urbanas y su posible importancia médica. Hasta el momento no se conocen casos de muerte por mordedura de “viuda café” y se sabe que su mordedura es de menor importancia que la de su pariente la “viuda negra”, en principio porque inocula una dosis mucho menor (aprox. 40%) y en segundo lugar porque su veneno, a pesar de ser neurotóxico y aparentemente tener el mismo mecanismo de acción, su efecto sólo llega al acalambramiento de los músculos en la zona afectada, fiebre, vómito y algunos problemas para respirar en los casos más graves. 

En la naturaleza esta araña vive en hendiduras del suelo y paredones, bajo piedras y troncos caídos. Es fundamentalmente tropical aunque se tienen registros en zonas templadas y frías tanto en Europa como en Norteamérica y Asia. 

Loxosceles sp. – Araña violín

Loxosceles sp., es una araña relativamente pequeña, de color café que mide entre 8 a 15 mm. Presenta una característica marca oscura en forma de violín en la región del cefalotórax (Figura 1C, D y 3A, B); 6 ojos distribuidos en tres pares y el abdomen es generalmente más oscuro que el resto del cuerpo (Figuras 1C y 3A). Las arañas violín son de hábitos nocturnos por lo que suelen ocultarse la mayor parte del tiempo, sin embargo, entre los lugares que prefieren se encuentran los muebles, armarios, ropa y lugares cerca o dentro de los hogares, ya que es una especie muy dispersada por el hombre y ha mostrado gran capacidad para adaptarse a los ambientes dentro de las viviendas. Es por esta razón que de manera incidental se dan las mordeduras por arañas violín, que generalmente suceden en piernas o brazos al colocarse alguna prenda de vestir. La telaraña es de forma irregular y textura algodonosa y se localiza en los rincones de las construcciones, razón por la que también se les llama “arañas rinconeras”.

Loxosceles es una araña cuyo veneno se ubica como dermonecrótico, es decir que destruye los tejidos y es causante de un cuadro clínico caracterizado por dos etapas: loxoscelismo cutáneo (lo más común y que generalmente no lleva a la muerte) y el loxoscelismo sistémico, que significa que la acción del veneno ocurre a nivel de los órganos internos y puede llevar a la muerte en cuestión de semanas. La mordedura es una sensación punzante o puede pasar desapercibida, sin embargo, es común que los síntomas inmediatos sean dolor, sensación de quemadura, una pequeña hinchazón de coloración de rojiza a violácea y aparición de vesículas que pueden tornarse necróticas en un lapso de 48 a 72 horas. Si el daño es sistémico, en 24 a 48 horas después de la mordedura puede haber evidencias de insuficiencia renal o falla hepática, por lo que la atención debe ser inmediata. 

¿Qué hacer?

En caso de sospecha de intoxicación por mordedura de araña, es muy importante identificar que efectivamente se trate de un caso de latrodectismo o loxoscelismo, por lo que sí es posible, se debe conservar el ejemplar en un frasco para que pueda ser identificado, ayudará enormemente en la decisión del tratamiento adecuado. En caso de desconocer el arácnido por el que ha sido mordido, la vigilancia de la lesión cutánea y el desarrollo de la sintomatología en las primeras horas después del accidente, será primordial para establecer un diagnóstico. 

Saber más

CONABIO. Sin fecha. Viuda negra (Latrodectus mactans). http://conabio.inaturalist.org/taxa/47381. 

CSG-Gobierno Federal. (Sin fecha). Diagnóstico y tratamiento de mordedura por arañas venenosas. Guía de Referencia Rápida. 

http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/523_GPC_Mordedura_por_araxas/SS-523- 11-GRR_Mordeduraporaraxas.pdf

Hoffmann, A. 1993. El maravilloso mundo de los arácnidos. http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/116/html/aracnido.html 

World Spider Catalog (2016). World Spider Catalog version 17.0. Natural History Museum Bern, online at http://wsc.nmbe.ch 

*Javier Ponce Saavedra es profesor e investigador y Diana Alejandra Gutiérrez Cortés es estudiante de licenciatura, ambos de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

 

 

 

0
0
0
s2sdefault